TRANSFIRIENDO VIDA SOBRE LOS HUESOS SECOS 

Texto del día: Ezequiel 37 “La mano de Jehová vino sobre mí y me llevó en el Espíritu de Jehová, y me puso en medio de un valle que estaba lleno de huesos… Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros y viviréis… Profeticé, pues, como me fue mandado; y hubo un ruido mientras yo profetizaba, y he aquí un temblor; y los huesos se juntaron cada uno con su hueso… tendones sobre ellos, y la carne subió, y la piel cubrió por encima de ellos… Y me dijo: profetiza… di al espíritu: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán. Y profeticé como me había sido mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo…” 

Visión del día: Huesos secos representan lugares áridos, sin vida; todo lo que ha muerto y de lo cual solo quedan restos, ideas sin fruto, vidas sin destino, familias acabadas, sueños frustrados; pero allí el Espíritu de Vida puede dar a luz un milagro, el milagro de la vida. La visión de Dios te hará ver lo muerto como un posible lugar de milagro; así sucedió con el profeta, al principio solo veía huesos secos, no tenía clara la visión de Dios, pero luego vino una palabra: “He aquí yo hago entrar espíritu en vosotros y viviréis”, palabra que cambió la expectación hacia lo que veía. Toda palabra de vida necesita de gente con la visón correcta y con la expectación correcta para que suceda el milagro, así como de hombres y mujeres obedientes que se desafíen a soltar la palabra profética a la situación sin importar lo muerta que la puedan ver; el Espíritu que resucitó a Jesús de los muertos tiene el poder de vivificar, de dar vida a lo que está muerto. “Profetiza hijo de hombre” es un mandato divino que libera el poder de la vida del Espíritu, pero, “profetiza bien”, profetízale a la raíz, háblale al espíritu; “Y me dijo: Profetiza al espíritu” y así se levantará un gran ejército; háblale vida a la raíz del problema; donde hay escasez profetiza prosperidad, donde hay enfermedad profetiza sanidad, donde hay esterilidad profetiza fructificación, donde hay estrechez profetiza expansión; profetiza y libera la potencia del Espíritu de vida a tu favor. Cuando desatas la palabra profética sobre una crisis o un problema y tú estás bajo la unción, es imposible que no ocurran los milagros. 

Declaración de fe: “En el nombre de Jesucristo declaro que este es un tiempo de vida para todo lo que estaba muerto, mi familia vivirá, mis finanzas vivirán, mi célula vivirá, mi matrimonio vivirá, mis hijos vivirán, mis sueños vivirán; declaro que espíritu de vida sopla sobre cada uno de ellos y se levantan las finanzas, mi familia, mis hijos, mi matrimonio, mis sueños; un grande y poderoso ejército se está levantando de hijos restaurados; se escucha el sonido de vida de Dios fluyendo en mi tierra y mi nación”. 

Acción del día: 

Háblele al área donde vea pérdida, sequedad, esterilidad, falta de visión y profetice la vida de Dios…declare el “poder de la sangre aplicada y confesada” ore por los siguientes puntos: Aplicando la Sangre del Redentor para activar el Poder de la Visión Familiar (Génesis 2:24). Aplicando la Sangre del Redentor por una familia que viva en armonía (Salmos 133:1). Aplicando la Sangre del Redentor por una familia libre de la división (Marcos 3:25). Aplicando la Sangre del Redentor por una familia adorando a Dios (Josué 24:15). Aplicando la Sangre del Redentor por una familia próspera (Proverbios 8:17-21). Aplicando la Sangre del Redentor por una familia viviendo en paz (Isaías 32:18). Amén !!