TODAS LAS COSAS AYUDAN A BIEN 

La Palabra de Dios en Romanos 12:2 dice: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por la nueva renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”.

Nosotros tenemos mucho problema para entender cuál es la voluntad de Dios para nuestra vida, creemos que las cosas malas que nos suceden son la voluntad de Dios. 

Cuando la Biblia habla de la buna voluntad de Dios, dice que es agradable y perfecta, en el griego original se usan varios términos para definir “bueno” uno de ellos es “Agathos”, que significa “por su misma naturaleza, sin corrupción, saludable, placentero, gozoso, feliz distinguido y benigno.” Entonces, cuando a tu vida lleguen situaciones adversas, pide que la voluntad de Dios se haga, porque esta es buena, agradable y perfecta para ti. 

“Agradable” viene del griego “Euarestos”, que significa “placentero, aceptable y prospero”. Y la palabra “perfecta”, viene del griego “Teleilos” que significa “maduro”. En otras palabras, tu puedes decir que la voluntad de Dios es buena, agradable y llevada hasta el fin, que no le falta nada para que sea completa. 

¿Qué pasa cuando suceden cosas en nuestra vida que parecieran malas, y todo parece contrario a lo que has creído? Por ejemplo, Dios te prometió prosperarte, pero estás pasando por una quiebra empresarial. ¿Qué pasa en ese momento cuando todo en la vida parece no ser la voluntad de Dios? 

La Biblia dice que la voluntad de Dios es perfecta, pero lo que nos hace pensar lo contrario, es un evento aislado que no es perfecto. Quiero que me acompañe al libro de Romanos 8:28 dice: “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es a los que conforme a Su propósito son llamados.” 

En la versión del King James dice: “Todas las cosas trabajan juntas para bien”. No dice: “Todas las cosas trabajan para bien”. Por eso, cuando tú analizas una situación aislada te preguntas ¿cómo puede ser eso?, y es que todas las cosas trabajan juntas, no separadas, es decir, un evento te empuja a otro. Cuando ves las cosas todas juntas trabajando para bien, la voluntad se vuelve perfecta, es decir completa. Tú no puedes ver un evento aislado en tu vida, porque quizás ese evento trabaje junto a otro para hacerte un gran bien. 

¿Cuánta gente ve como la voluntad de Dios un mal momento? Por ejemplo, lo despidieron injustamente, quizás siendo el mejor trabajador, y cree que es la voluntad de Dios, pero eso no es la voluntad del Señor. Espera por otro nuevo evento, porque esos eventos juntos le van a ocasionar un gran bien, que pueden mostrarle la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios. 

Para experimentar la voluntad completa y perfecta de Dios debe aprender a ver las cosas juntas. Ama a Dios sobre todas las cosas. La clave de todo este asunto es amar a Dios. Tú ocúpate en amar a Dios sobre todas las cosas y la voluntad de Dios te viene a bien. 

Si tú haces la voluntad de Dios, Él hará Su voluntad en tu vida. Amén!!!