PASIÓN

1ra Tesalonicenses 2:8 

De tal manera apasionados por vosotros, que deseábamos con ansia comunicaros no sólo la buena nueva de Dios, sino daros también hasta nuestra misma vida; tan queridos llegasteis a ser de nosotros. 

Tú tienes una sola vida para vivir y disfrutar junto al Dios que elegiste servir y representar. Eso te confronta con una decisión. Definir tu situación respecto del Reino. FUISTE CREADO PARA QUE ALGO TE APASIONE. 

DIOS YA HA COLOCADO PASIÓN DENTRO DE TI – ¡DESCÚBRELA! SIN PASIÓN, NO HAY ÉXITO. 

LA PASIÓN TE PERMITE ALCANZAR OBJETIVOS. (Los apáticos no llegan lejos y nunca logran objetivos) Pasión tiene que ver con: 

  1. DESEO FERVOROSO DE LOGRAR ALGO (“Y David dijo con vehemencia: ¡Quién me diera a beber a beber del agua del pozo de Belén que está junto a la puerta!” 2a Samuel 23: 15) 
  2. ENTUSIASMO EN TODA SITUACION (“¡Vamos, anímense! ¡Reconstruyamos la muralla de Jerusalén para que ya nadie se burle de nosotros!” – Nehemías 2: 17) 
  3. DETERMINACION Y DISCIPLINA (“Daniel propuso en su corazón no contaminarse” Daniel 1: 8) 
  4. EXPECTATIVAS Y METAS ALTAS (“desde Jerusalén y sus alrededores hasta Ilírico todo lo he llenado del Evangelio de Cristo” Romanos 15: 19) Por ello es Vital la Pasión personal 

La Pasión es una fuerza poderosa, interna, que eleva el alma del hombre y que le impulsa a llegar al final; la pasión es vida en movimiento hacia una meta y un propósito, es la potencia del espíritu por el cumplimiento de lo que ha visto y el deseo intenso de alcanzarlo. La pasión nos lleva al compromiso, y nos permite enfrentar obstáculos, oposiciones, adversidades, fracasos, desacuerdos, desánimos; la pasión nos permite exceder los límites. La verdadera pasión viene del descubrimiento de una razón, de una creencia, de una causa, no solo para vivir sino también para morir, suficientemente fuerte como para dejar las comodidades, y satisfacciones momentáneas por el cumplimiento de una visión que resuena desde adentro. 

Los hombres y mujeres que movieron el mundo, que establecieron los cambios en la historia fueron apasionados; Jesús, es nuestro máximo modelo de liderazgo ganador, su pasión por la visión de establecer el reino de Dios fue tan intensa, inspiradora, clara, radical, que inspiró a doce hombres comunes a seguirle dejando atrás sus prioridades, su manera de vivir , para seguirlo hasta la muerte, hoy vivimos el impacto de este hombre apasionado que cambio la historia de la humanidad y la vida de millones de personas y aún sigue haciéndolo. 

La pasión se alimenta de la fe, la pasión busca alcanzar lo que se ha visto y se le ha revelado, Heb.11:13 dice “Conforme a la fe murieron estos sin haber recibido lo prometido…”

La pasión que los alimentó y los movió era conforme a su fe, es decir, a la medida de lo que habían visto. Jesús vio el reino de Dios en los cielos, conforme a esta medida fue su pasión, vivió y murió por esto. 

La verdadera pasión siempre se alimenta de la fe, por eso Dios le dijo a Abraham que mirara las estrellas del cielo; era necesario que Abraham viera las multitudes para que su espíritu se apasionara por el cumplimiento de la visión. 

Si ves tu milagro, la pasión te hará poseerlo; si ves el crecimiento, la pasión te llevará a conquistarlo; si ves multitudes la pasión te llevará a ellas. La pasión te hará un(a) ganador(a).