LA LEY DEL SACRIFICIO

Hechos 20: 17-38 Hay algunas leyes que debemos aplicar los próximos días con radicalidad si estamos dispuestos a crear un atmosfera de multiplicación. 

 Juan 12:24 dice: “De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto”. 

  • Esta ley es totalmente divina, porque te saca de tu confort hacia tu productividad. 
  • El enemigo de la multiplicación es la maldición de la comodidad. 
  • Comodidad y multiplicación no van tomadas de la mano. 
  • Sin sacrificio no hay multiplicación. 
  • No hay ser humano, familia u organización que haya vencido un ciclo de estancamiento, rutina depresiva o crisis de tormento, sin la ley del sacrificio. 
  • La fórmula de la redención fue sacrificio. 
  • Jesús decidió liberarnos, pero entre la palabra profetizada y el resultado, se encontró la ley del sacrificio. 
  • Cruz es sacrificio; la sangre del cordero nos redimió porque Jesús aceptó la cruz del sacrificio. El sacrificio origina nuevas dimensiones. 
  • No hay resurrección si primero no hay cruz. 
  • No existe redención sin que primero haya sangre. 
  • No habría multiplicación del pan, si primero Jesús no partía el pan. 
  • Pan partido es pan multiplicado. 
  • Pan partido es pan repartido. 
  • Pan partido es pan disfrutado. 
  • El disfrute es el resultado del sacrificio. 

Una generación de vencedores ha pasado por la estación del sacrificio. Cuando hubo que levantar y fundar la nación de nuestro Mesías, el Señor mandó a Abraham a que sacrificará: tierra, parentela y la casa de su padre. Génesis 12:1. Romanos 12:1 “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional”. 

El texto dice sacrificio vivo, eso quiere decir que es doloroso, incomodo, pero necesario para hacer morir de ti y de mí lo que nos impide conocer su gloria. El resultado de esta sacrificio vivo… “Para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” La buena voluntad no se experimenta sin sacrificio. 

Preguntas a responder : ¿Qué entiendes por la ley del sacrificio? ¿Dónde la maldición de la comodidad te está robando tu cosecha? ¿Qué estás dispuesto a sacrificar para fructificar?