“ADMINISTRANDO LA LIBERTAD” 

Texto del día: 

Gal.5:1 “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.” Jos.1:5-7 “Nadie pues podrá hacerte frente en todos los días de tu vida, como estuve con Moisés estaré contigo; no te dejaré ni te desampararé. Esfuérzate y se valiente, porque tu repartirás a este pueblo como heredad la tierra que jure dar a tus padres. Solamente esfuérzate y se muy valiente…” 

Visión del día: Vivir la verdadera libertad implica dejar la condición de esclavo (el pueblo de Israel en Egipto) para asumir responsabilidad y administración como un ser libre (el pueblo de Israel en la tierra prometida). 

Veamos varios aspectos de la libertad a la que Cristo nos ha llamado: 

1) La verdadera libertad implicará más trabajo, mayor compromiso, mayor dedicación; aunque nos libera para hacer aquello para lo que fuimos creados, ella implica auto disciplina, las restricciones son auto impuestas en función de llevar a cabo el propósito y por la meta que se persigue; esto implica hacernos responsables de nuestras propias vidas, decidir el destino a tomar y asumir sus consecuencias; en la libertad somos nuestros propios jefes aunque trabajemos para otros, por lo que no podemos culpar a otros por nuestros fracasos o victorias, Stg 2:12 “Así hablad y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad.”, el autocontrol y la autodisciplina son atributos de la libertad. 

2) Libertad sin ley es anarquía, 1Ti.1:8-11 “Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente; conociendo esto: que la ley no fue dada para los justos sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores…”; sin embargo, mientras menos responsables seamos más leyes necesitamos; por eso los niños necesitan leyes y menos negociaciones; en la verdadera libertad debe haber obediencia a las leyes interiores y por ende obediencia a las exteriores: 2Ti.1:7 “porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” por lo que la libertad es más difícil de aceptar y aplicar porque tiene que ver con “decisiones personal”, Prov.2:7-10 “Él provee de sana sabiduría a los rectos: es escudo para los que caminan rectamente. Él es quien guarda las veredas del juicio y preserva el camino a sus santos. Entonces comprenderás qué es justicia, juicio y equidad, y todo buen camino…”. 

3) No podemos calificar para vivir en libertad si no somos productivos: Prov.28:19 “El que cultiva su tierra se saciará de pan, pero el que sigue a los ociosos se colmará de pobreza.”. Dios está llamando a hombres y mujeres como “Josué” a que vivan vidas productivas, libres y enfocadas en la administración; para ser productivos hay que vivir responsablemente, por eso la libertad implica más responsabilidad que la esclavitud; porque para ser productivos hay que trabajar duro, tomar decisiones de cambios de estilo de vida y así alcanzar la productividad y asumir responsabilidad sobre los recursos y/o personas. Israel vivió en el desierto con una mentalidad de esclavo, pero para pasar a la tierra prometida y poseerla debieron dejar esto atrás y vivir una vida  de libertad; por eso si en el desierto la comida caía del cielo, en Canaán debían labrar y trabajar la tierra. Los milagros sucedían en la medida que ellos dejaban la pasividad, asumían responsabilidad y trabajaban en corresponsabilidad con Dios, porque cuando quieres un árbol debes plantar una semilla, la pregunta es que quieres? si no estás recibiendo lo que quieres debes cambiar tu manera de sembrar…. ¡esto es así para nuestras vidas hoy! 

Declaración de fe: 

“Decido vivir la verdadera libertad a la que Cristo me ha llamado, por eso asumo toda la responsabilidad sobre mi vida, mi mundo interior y las decisiones que tome; me enfoco en la meta aunque esto implique trabajo, y vivo bajo el gobierno del Espíritu Santo que me da la sabiduría necesaria para administrar sabiamente; por eso alcanzo la máxima productividad, porque maximizo los recursos que me fueron entregados y se multiplican en mis manos. 

Acción del día: 1) Hoy trabajará con su ser interior; debe estar atento a cualquier comentario, manera de hablar, actitud asumida, pensamiento que demuestre que aún su ser interior no está dominado por la vida del Espíritu; las contabilizará y las anotará en un papel, luego buscará en la palabra de Dios un texto que le indique la forma correcta de pensar, actuar o vivir. Orará repitiéndolo y hablándoselo a usted mismo(a). 

2) Hoy ordenará sus relaciones, su casa, placard, biblioteca, etc. que es una señal de dejar la pasividad y las excusas, y asumir su responsabilidad.