PENSAMIENTO DIVERGENTE

 

Juan 4:43-54 NVI ¿Qué es un pensamiento convergente? El pensamiento convergente se caracteriza por el uso de la razón, la lógica y la experiencia, es el que no innova ni imagina soluciones a los problemas, sino que utiliza la lógica y lo que ya conoce para encontrar la solución definitiva. 

¿Qué es Pensamiento divergente? El pensamiento divergente o lateral, es aquel que busca solucionar un problema a través de propuestas creativas, diferentes y no convencionales. Es el que impulsa una forma de pensar diferente y creativa, especialmente útil para buscar soluciones a nuevos problemas. Es un proceso de pensamiento que genera ideas creativas mediante la exploración de muchas posibles soluciones. Ocurre de forma espontánea, de modo fluido, tal que muchas ideas son generadas en una pequeña cantidad de tiempo y estas conexiones inesperadas son dibujadas en nuestra mente. El pensamiento divergente transforma las dificultades en oportunidades para resolver ciertos problemas de manera creativa, es decir, rompe paradigmas y genera nuevas soluciones. 

Características del pensamiento divergente. 

  • El pensamiento divergente se caracteriza por ser creativo e innovador. 
  • Busca caminos no convencionales para solucionar los problemas, no se queda solo en los lineamientos del pensamiento convergente o lineal. 
  • Es un pensamiento que incentiva la creatividad y originalidad. 
  • Es un pensamiento flexible. 
  • Ofrece nuevos caminos para solucionar ciertos problemas o situaciones. 

Ahora leyendo y entendiendo estos conceptos, estudiemos lo siguiente. Leer Juan 4:43-54 NVI… 

Los milagros no siempre son de la manera en que nosotros estamos acostumbrados. (v.48).. Los obstáculos siempre vienen de una mente convergente, pero una generación con un pensamiento divergente hallará la manera de bendecir las vidas que necesitamos bendecir. Juan 4:48-49. 

Entendamos que aún en medio de la oscuridad allí está Dios. Así como lo estuvo en el desierto con Moisés, así el Padre está con nosotros. Éxodo 20:21 “Y Moisés se acercó a la oscuridad en la cual estaba Dios”. Vamos a determinarnos a creer que esto va pasar, las tinieblas van a pasar y la verdadera Luz ya alumbra en nuestros días. Las tinieblas van pasando y la luz verdadera YA está alumbrando, y esa luz somos nosotros, el ejército del amanecer que alumbra en medio de la oscuridad. 

Nuestras casas deben ser en este tiempo más espirituales, pero si te atrapa el ocio entonces no entenderás lo que Dios quiere formar en estos días. 

Nuestra estadía en casa debe ser con propósito. No podemos estar todo el día viendo TV, viendo las redes sociales, recibiendo mensajes de pánico y no de fe. Haz una pausa en el día de solo ver las redes sociales, la tv y comienza a edificar tu espíritu. Tu estadía en casa debe tener frutos, busca al Señor, comparte con tu familia, edifica a tus hijos, organiza tu hogar, pero sobretodo, edifica tu vida a la luz de la palabra. Estemos más conectados con nuestra gente, llamemos y preguntemos como están espiritualmente, en salud, en la economía, en las emociones.

Debemos seguir haciendo nuestro trabajo siendo luz en medio de tinieblas. “Un trabajo no presencial no significa menos ungido”. La unción no tiene las barreras que nuestra lógica le coloca. Allí en esos niveles Dios quiere fortalecer a la iglesia. “Di la palabra y los milagros ocurrirán”. 

Este es el tiempo de los milagros insólitos, pero necesitamos un pensamiento divergente, ese que cree que el Espíritu Santo tiene muchas maneras para manifestarse y para fluir. (v. 51) 

  • Por eso no permitas que todo este tiempo en la casa sea un tiempo de ocio sin propósito. 
  • Podemos seguir funcionando como cuerpo. 
  • Podemos seguir funcionando como iglesia. 
  • Jesús visitó, ministró y sanó muchas personas asistiendo a sus casas (Zaqueo, Pedro y su suegra, Lázaro, Marta y María) pero también Jesús hizo un milagro a distancia. Eso rompe nuestra lógica. 
  • La iglesia debe mantenerse más viva y más útil en este tiempo. 

Recuerda que somos una semilla SEMBRADA, estamos sembrados y aunque haya oscuridad, adversidad, dificultades e incomodidades, vamos a dar un nuevo y mayor fruto. 

Conclusiones Finales Hay algo clave que debemos ejecutar en este tiempo. “Orar sin cesar”, para orar hay que dedicarle tiempo a Dios. Y Dios nos ha dado ESTE TIEMPO para buscar su rostro. La mente y la carne quieren distraerse, pero el espíritu necesita edificarse. Aprovecha bien el tiempo ahora. «Siembra bien ahora, para que coseches bien en los próximos días». No dejes de leer la palabra, coloca metas diarias de lectura. Edifica tu espíritu. 

En Levítico 6:12 no dice: «Y el fuego encendido sobre el altar no se apagará, sino que el sacerdote pondrá en él leña cada mañana, y acomodará el holocausto sobre él, y quemará sobre él las grosuras de los sacrificios de paz». 

Mantén continuamente el altar encendido. Que tu fuego no se apague. Coloca leña en el fuego para mantener encendido el espíritu. Amen